SISTEMA NERVIOSO HUMANO


 SISTEMA NERVIOSO HUMANO


El sistema nervioso humano es el más complejo y completo de los seres vivos y se divide en tres partes principales: Sistema nervioso central, Sistema nervioso periférico y Sistema nervioso autónomo que se divide a su vez en simpático y parasimpático.

SISTEMA NERVIOSO CENTRAL
Es el centro de control del sistema nervioso. Se compone del encéfalo y la médula espinal quienes reciben los impulsos nerviosos de todo el organismo y dan respuesta a ellos.

EL ENCÉFALO

Protegido por el cráneo, constituye el principal centro de control en el ser humano, constituido por aproximadamente diez mil millones de neuronas. Está dividido en cinco regiones: el telencéfalo, o cerebro anterior, el diencéfalo o cerebro intermedio, mesencéfalo o cerebro medio, metencéfalo o cerebelo y mielencéfalo o bulbo raquídeo.

EL CEREBRO


Es el encargado de coordinar todas las funciones del organismo, es la parte más voluminosa e importante del sistema nervioso.
El cerebro está separado en dos hemisferios que se mantienen unidos mediante el cuerpo calloso, cada hemisferio cerebral consta de tres caras:

Cara superoexternas: Allí hay presencia de cisuras, como la cisura de rolando, de Silvio y la perpendicular, las cuales dividen el hemisferio en cuatro lóbulos el frontal, parietal, temporal y occipital. Cada uno de los lóbulos presenta pliegues llamados circunvoluciones.

Cara interna: Presenta tres cisuras, calloso marginal, calcarina, perpendicular interna, dividiendo está cara en dos lóbulos cuña y cuadrilátero y dos circunvoluciones frontal interna y del cuerpo calloso.

Cara inferior: Descansa sobre la base del cráneo y en ella se distinguen los lóbulos anterior temporo occipital, las cintillas olfatorias, el quiasma óptico y la hipófisis.
La parte externa del cerebro está constituida por la corteza cerebral formada por materia gris que contiene cuerpos neuronales con axones o dendritas que no poseen mielina. En la parte central está sustituido por sustancias blancas que son pálidas debido a la presencia de mielina formada por fibras nerviosas. Esta sustancia es el medio por donde pasan los impulsos nerviosos a diferentes áreas del cerebro.

El cerebro controla el funcionamiento de la sensibilidad consiente, movimiento voluntario, la inteligencia, la memoria y el lenguaje. Además las células de la corteza cerebral reciben los estímulos producidos en los órganos externos de los sentidos y la transforman en sensaciones.

El hemisferio cerebral derecho regula las funciones del lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio izquierdo regula la actividad de la parte derecha del cuerpo. Sin embargo, algunas funciones se localizan o se concentran en un hemisferio cerebral. Así por ejemplo, el control del habla, el uso del lenguaje se controla desde el hemisferio cerebral izquierdo y las habilidades artísticas y musicales se localizan en el hemisferio derecho.

EL CEREBELO


Está situado en la parte inferior del cerebro y en la parte posterior de la protuberancia y el bulbo. El cerebelo está dividido en tres regiones: media (cuerpo vermiforme) con estrías transversales y dos porciones laterales denominadas hemisferios cerebelosos. Los hemisferios presentan numerosas salientes, las circunvoluciones cerebelosas.

El interior del cerebelo está compuesto por sustancia blanca recubierta por sustancia gris la cual penetra dándole un aspecto arborescente; por esta razón el cerebelo se conoce como el árbol de la vida. El cerebelo interviene en la coordinación del movimiento, en el mantenimiento de la postura y el equilibrio y refuerza la energía de las contracciones musculares.

EL BULBO RAQUÍDEO
Comprende la región cerebro espinal limitada por la médula y la protuberancia. El bulbo presenta surcos y cordones denominados pirámides. Las pirámides anteriores ascienden y atraviesan la protuberancia anular (pedúnculos cerebrales). Los cordones posteriores, al salir del bulbo, penetran en el cerebelo   (pedúnculo cerebeloso inferior). La sustancia gris del bulbo forma pequeños núcleos rodeados por el entrecruzamiento de la sustancia blanca. En el bulbo se localizan los centros nerviosos que comandan las funciones de la vida vegetativa, y está constituido por dos vías conductoras la sensitiva (ascendente) y la motora (descendente).

En el bulbo raquídeo residen además los centros reflejos del corazón, regulador de los latidos; el centro respiratorio, regulador de los mecanismos de la respiración y el centro vaso constrictor, regulador del diámetro de los vasos sanguíneos. En el bulbo también se encuentran centros reflejos de la tos, el estornudo y el vómito.

LA PROTUBERANCIA

Se encuentra situada entre el bulbo raquídeo y el cerebro; su funcionamiento es indispensable para la vida del ser humano ya que allí, al igual que en el bulbo raquídeo residen los centros nerviosos responsables de la vida vegetativa, al igual que dos vías de conducción de los impulsos nerviosos: la motriz y la sensitiva. La vía motriz lleva a los músculos las respuestas que se traducen en movimiento y la sensitiva lleva al cerebro los estímulos que originan las sensaciones.

LA MÉDULA ESPINAL

Es el puente de comunicación entre el encéfalo y los nervios que llegan a diferentes partes del cuerpo. Es un cordón de tejido nervioso que se ubica dentro de la columna vertebral. En la medula espinal se pueden diferenciar tres caras una anterior otra posterior y dos laterales. Está formada por sustancia gris en su centro y sustancia blanca periférica. La sustancia gris describe una H, la sustancia blanca está constituida por fibras mielínicas.

La mitad anterior de la sustancia gris y blanca es motriz, mientras que la mitad posterior es sensitiva.

La función de la sustancia blanca es la de conducir impulsos mientras que la sustancia gris es el centro de los movimientos reflejos.

SISTEMA NERVIOSO PERIFÉRICO

Formado por ganglios y nervios encargados de relacionar los diferentes órganos y estructuras del cuerpo con la medula espinal y el cerebro. Puede subdividirse en sistema somático sensorial y sistema autónomo.

El sistema nervioso somático sensorial está formado por 12 pares de nervios craneales, 31 pares de nervios espinales y varios ganglios. Por medio de este sistema se reciben todos los estímulos del medio externo, el ambiente y se responden de manera motora.

Los nervios espinales son aquellos que se originan en la medula. Los nervios craneales o cerebro espinales se originan en el cerebro, de la protuberancia y el bulbo raquídeo, pueden tener funciones sensitivas o motoras y algunos poseen tanto fibras sensitivas como motoras, a estos nervios se les denomina mixtos.

El número de cada par nervioso se designa con números romanos.

PAR
NOMBRE
CLASE
FUNCION
I
Olfatorio
Sensitivo 
Inerva la pituitaria
II
Óptico
Sensitivo
Inerva la retina del ojo (visión)
III
Ocular común
Motor
Mueve los músculos del ojo
IV
Patético
Motor
Mueve el músculo oblicuo mayor (ojo)
V
Trigémino
Mixto
Tres ramas: ojo, maxilares superior, maxilar inferior, y la lengua.
VI
Ocular externo
Motor
Mueve el músculo recto del ojo
VII
Facial
Mixto
Mueve los músculos de la cara
VIII
Acústico
Sensitivo
Inerva el oído
IX
Glosofaríngeo
Mixto
Inerva los órganos del gusto.
X
Neumogástrico
Mixto
Influye en la respiración, circulación y digestión.
XI
Espinal
Motor
Preside la fonación.
XII
Hipogloso
Motor
Mueve los músculos de la lengua.


SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO
Este sistema como su nombre lo indica es independiente de la voluntad. Gracias a él funcionan órganos como el corazón, los pulmones, el estómago y los intestinos; funciones que se hacen independientemente del pensamiento consciente. El buen funcionamiento del organismo, en general, depende de la capacidad del sistema nervioso autónomo para percibir, recibir, y analizar estímulos, cambios y sucesos del medio y para procesar las respuestas adecuadas.

El sistema nervioso autónomo se divide en dos, el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. Estos sistemas son contrarios y complementarios, de tal manera que permiten el equilibrio en nuestras funciones y generan las respuestas orgánicas correctas según la situación.

Parasimpático
Órgano
Simpático

Contrae pupila
Cerebro
Dilata pupila
Aumenta salivación
Glándulas salivales
Inhibe salivación
Inhibe los latidos cardíacos
Corazón
Acelera ritmo cardiaco
Contrae los bronquios
Pulmones
Dilata bronquios
Estimula el páncreas, el estómago y los intestinos
Estómago
Páncreas
Hígado
Intestinos
Estimula la epinefrina y la norepinefrina
Inhibe la actividad
Estimula el intestino grueso
Estimula la conversión de glucosa en glucógeno
Relaja la vejiga

Contrae   la vejiga
Causa erección




EL SISTEMA NERVIOSO SIMPÁTICO

Se encarga del control de los órganos internos en situaciones de tensión e incremento en la actividad. Así, por ejemplo estimula el aumento en la frecuencia cardíaca (los latidos del corazón), lo que desencadena otra serie de respuestas como el aumento de la presión sanguínea, el ritmo respiratorio, dilatación de pupilas y bronquios, entre muchas otras respuestas. Esta estimulación se da a nivel de glándulas como las suprarrenales que por estimulación del sistema simpático duplica la producción de adrenalina responsable de los cambios enunciados.

SISTEMA NERVIOSO PARASIMPÁTICO

Se encarga del control de los órganos internos en situaciones de normalidad. Su acción se analiza más claramente cuando desacelera el ritmo cardiaco, hace descender la presión sanguínea y en general normaliza las funciones de los órganos internos después de una situación de tensión. Esta condición es de vital importancia para permitir el equilibrio del organismo. En este sentido, se puede concluir que el sistema nervioso parasimpático es antagónico al sistema nervioso simpático. En general, su función es mantener las condiciones normales del organismo.

RECEPTORES SENSORIALES EN EL SER HUMANO

Los receptores sensoriales son los encargados de percibir los estímulos del medio para luego transmitirlos al cerebro quien los convierte en diferentes respuestas según el receptor del cual provenga el estímulo.

Al igual que en el caso de otros animales, el ser humano posee varias clases de receptores, según la manera como se especialicen para percibir los estímulos del medio.

Mecanorreceptores: Estructuras que forman parte de los órganos receptores que responden a estímulos como las vibraciones, cambios de presión y otros estímulos mecánicos.

Fotorreceptores: Estructuras que responden a los estímulos de la luz.

Quimiorreceptores: Están en aquellas estructuras u órganos receptores que son estimulados por sustancias químicas disueltas en el aire, el agua o los alimentos.


Termorreceptores: Se ubican en órganos como la piel; son responsables de la percepción de estímulos provenientes de cambios de temperatura como el calor y el frío.








EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL Y LOS ACTOS REFLEJOS

El sistema nervioso se encarga de transformar una sensación en acción sin intervención de la voluntad. Este hecho se conoce como acto reflejo. Un reflejo es un estímulo, la elaboración de una respuesta inmediata y la ejecución. Este proceso no lleva más de unos segundos. Por ejemplo, cuando nos pinchados un dedo con el alfiler, este estímulo viaja al cerebro quien da una respuesta inmediata y la transforma en un movimiento reflejo, retirar el dedo del estímulo, el alfiler.

Los reflejos se clasifican en tres grupos:

Cutáneos exteroceptivos: como el parpadeo.

Profundos o propioceptivos: reflejo de la rótula y el tendón de Aquiles.

Internos o viceroceptivos: presididos por el bulbo, movimientos reflejos del estómago, los intestinos, etcétera.

Los elementos de un acto reflejo son

ü  Una excitación que llega hasta la médula por vía sensitiva.
ü  Elaboración de respuesta inmediata por el cerebro
ü  Ejecución de la orden que se transmite al órgano efecto mediante la vía motriz.

Todo este proceso recibe el nombre de acto reflejo el cual está constituido básicamente por dos tipos de neuronas: sensitivas y motoras. En ocasiones intervienen las neuronas de asociación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada